jueves, 11 de mayo de 2017

Crónicas en un mundo patriarcal I

¿Qué soy?,¿Qué somos las mujeres?

Hace cosa de un mes me suscribí a una página (www.amigoslaspalmas.com) con la intención de apuntarme o crear actividades de senderismo y mindfulness. Apenas pasadas unas horas empezaron a hablarme chicos por privado preguntando si tenía novio y pidiendo fotos mías. A raíz de ahí explicité en mi perfil que buscaba solo apuntarme a actividades, no ligoteo. Me fastidió tener que explicitarlo para no encontrarme con esas preguntas y tras decir que no me interesa nada más que amistad y actividades encontrarme con defensivas y/o silencios.

Estuve hablando con un chico al que también interesaban cosas similares. Tras unos días hablando en esta página nos agregamos al Facebook. Hablábamos un poco de vez en cuando sobre música, intereses…

Llegó el día que me preguntó si estaba enamorada, ya que no quería “perder el tiempo”. Me molestó porque no venía a cuento y me olía la intención tras la pregunta. Respondí que sí y me preguntó que si de una chica o chico. Le dije que de un chico, y su respuesta fue que le alegraba que al menos no fuera bi o lesbiana. Le dije que de eso no podía deducir que no fuese bisexual. A partir de ahí lo único que vino fue un ataque a las orientaciones no heterosexuales y a mi feminismo, donde decía que no eran más que etiquetas que fomentan el odio, y me aconsejó que dejara de promover eso, que si tenía energía para cambiar el mundo transmitiese sus ideas sobre lo malas que son las etiquetas y me dejara de feminismos y machismos, que había sido un placer hablar conmigo pero que no le apetecía “arreglar esto”. Tras dar su alegato condescendiente y en tono de burla me bloqueó, sin dejarme la oportunidad de contra-argumentarle.

De aquí podría destacar muchas cosas, ¿por qué tengo que soportar esa LGTBfobia? ¿por qué tengo yo que ser vehículo de sus ideas teniendo las mías propias?, ¿por qué ese dar por hecho que la razón es suya y sus ideas más interesantes? Pero además de esa LGTBfobia que ya me generó mucha desazón y rabia, hay algo que me escoció muchísimo también, ¿dónde podemos las mujeres conocer a personas con nuestros intereses sin arriesgarnos a que nos hablen hombres solo para ver si pueden o no acostarse con nosotras? ¿Por qué tenemos que estar explicitando nuestras relaciones personales para que así puedan decidir de antemano no “perder el tiempo” hablándonos? ¿Por qué a pesar de explicitar que nuestra intención no es ligar nos tenemos que topar con hombres que nos atacan y bloquean tras días de conversaciones amistosas desde que saben que no tendremos nada más de eso con ellos? ¿Cuándo considerarán muchos hombres que somos personas con intereses propios, inquietudes propias, con personalidad propia…? ¿Cuándo el interés en nosotras será en calidad de personas con cosas que aportar a las/os demás, y se mantendrá más allá de si estamos más o menos dispuestas a tener alguna relación íntima-sexual?


No es una anécdota aislada, ya en muchos otros foros, online y físicos me he encontrado con este tipo de experiencias, y hablando con amigas he visto que es una experiencia muy común. En el imaginario social seguimos siendo seres-para-otros, seres (muchas veces ni seres, sino meras cosas) donde lo único que importa de nosotras es nuestro potencial interés íntimo-sexual por el otro. Más allá de eso, no importa nada, no somos nada,

Anónima.

lunes, 20 de marzo de 2017

Crónicas en un mundo patriarcal

Los feminismos nos han enseñado a mirar nuestras realidades de manera crítica para comprender que las violencias machistas van más allá de las fronteras imaginadas. Hablar de sororidad también es comprender que las desigualdades a las que se enfrentan las mujeres hay que entenderlas desde la inmensa diversidad de situaciones en las que se reproducen violencias machistas. En este sentido, Marcela Lagarde en ‘Los cautiverios de las mujeres’ explica que ser mujer es una condición genérica que compartimos todas, sin embargo, para entender cómo se ejerce la dominación tenemos que reconocer los cautiverios concretos a los que estamos sometidas. En las propias palabras de esta feminista y antropóloga mexicana, “en contradicción con la concepción dominante de la feminidad, las formas de ser mujer en esta sociedad y en sus culturas, constituyen cautiverios en los que sobreviven creativamente las mujeres en la opresión”.

En el día internacional de las mujeres no es casual que nuestras compañeras argentinas propusieran un paro global para concienciar, no solo por todo el trabajo desvalorizado por el hecho de estar feminizado, sino también por todas las situaciones diarias que nos mantienen cautivas y hacen que miremos a otras mujeres como si fueran extrañas de otros planetas. Por ello hemos querido abrir este espacio en nuestro blog para que, a partir de ahora, cualquier persona pueda denunciar cualquier tipo de violencia machista vivida en cualquier parte del mundo. Desde MJGC – Ágora Violeta queremos conocer y dar visibilidad a nuestras ‘formas creativas’ de sobrevivir al patriarcado cotidiano. Es muy sencillo, simplemente escribe tu historia y mándanosla a nuestro correo.

¡Mujeres del mundo, comprendámonos!