La Copa Menstrual

Cansada de los anuncios multicolores de compresas y tampones, un buen día, hablando con una amiga tuve la suerte de descubrir la Copa Menstrual. Digo suerte porque ese día me cambió la vida. Estaba aburrida de oír lo perjudicial que es meterte un trozo sintético de algodón en una de las partes más sensible de tu cuerpo o tener que recurrir a un pañal perfumado para al final conseguir una mezcla de olores entre colonia barata y sangre reseca, además, sin que nadie me diera una alternativa.

Tengo que decir que en mi lucha particular –que siempre intento compartir aunque me traten luego como a una extraterrestre- para/con la liberación de la mujer, éste me parece un tema muy importante a abordar ¡y no sólo para conseguir acabar con esos asquerosos anuncios! Desde que la utilizo he conseguido derribar un mito ¡MI REGLA NO HUELE! Sí, la sangre huele cuando se reseca, en el caso de los tampones por ejemplo: un trozo de algodón fusionado con productos químicos que absorbe los desprendimientos de tu pared vaginal durante horas (y eso las veces que no se te olvida quitártelo), seamos realistas, eso es la fiesta de la bacteria. Y unido a esto, ni hablar de la incomodidad de la compresa/pañal. 

Por ello, no entiendo y me indigno cuando les recomiendo a mis amigas la Copa Menstrual y me responden al unísono con un “¡Ala, asquerosa!”. Recuerdo una ocasión, hablando con una enfermera que me dijo que utilizaba su sangre como abono para sus plantas desde que utiliza la copa, curioso, pues muchos son los prejuicios de esta nuestra intrínseca sociedad patriarcal pero que no se nos olvide nunca que la regla forma parte del ciclo de la vida. Tengo que decir, ya para acabar, que lo que me da asco recordar es aquel tiempo, en mis últimos días de regla, cuando me quitaba el tampón y raspaba porque con la sequedad al desprenderlo quedan restos de ese cancerígeno algodón. Sí chicas, siento ser yo quien lo diga, las bacterias se quedan de after hour en nuestro coño. 

Por: Acoraida

Entradas populares de este blog

Taller “Diversidad Afectivo-Sexual”, de Gamá a MJGC

Formación “Voluntariado con perspectiva de género”, por Mararía

Crónicas en un mundo patriarcal I