#28Septiembre día de acción global por un aborto Seguro, Legal y Gratuito

El falso debate patriarcal sobre el derecho a la vida es una carga de la que las mujeres parece que no nos vamos a librar nunca. Esta idea, que desde los extremos se convierte en algo meramente metafísico, no nos deja ver la verdadera problemática social existente.

Recordar que la historia no es estática, y  en nuestra “desarrolladísima” sociedad ya hace tiempo que las/os niñas/os dejaron de ser mano de obra barata, es decir, ahora toca darles todos los cuidados médicos necesarios que cada día (no quisiera ser yo partidaria de la conspiración) parecen reservados para una clase social o garantizarle un mínimo de calidad educativa (con orgullo digo pública) si cuando el otro día encendí la televisión y me dicen que hay alumnado que directamente está estudiando dentro de unos barracones (http://www.publico.es/espana/279521/camps-mantiene-en-barracones-a-30-000-alumnos); por otro lado, cuando intentan incentivarnos, como simples variables que somos, para producir más hijos/as la mejor idea que surge es la de un cheque bebé de 2.500 euros para todo el mundo. Bien. De verdad a nadie se le ocurrió pensar que existe eso de la estratificación social y que, posiblemente, quizá, vivan familias en este mundo que no les haga falta ese dinero y otras que necesiten mucho más. Parece que las lecturas de la problemática femenina simplemente, valga la redundancia, se simplifican. No podemos empoderarnos porque si pecamos de ser mujeres seguras de nosotras mismas seremos malas madres, malas mujeres. Mujeres sin corazón que abortamos una vez a la semana, menos, claro está, la semana de la regla que ahí estaremos de muy mal humor y deprimidas para follar.

La reciente dimisión de nuestro sacrosanto Ministro de Justicia parece, hasta para las más escépticas, un milagro caído del cielo. Sin embargo, puede que todo esto sea solamente un lavado de cara electoral pero es innegable decir que la lucha merece la pena, el tiempo y el sacrificio. Sin la Marea Violeta, el Tren de la Libertad o la mayoría de asociaciones, mujeres, y no tantos hombres como quisiéramos, que hicieron malabares con su tiempo para estar a pie de calle gritando en nombre de la libertad sexual y reproductiva, no habríamos conseguido ser un lobby capaz de hacernos oír y presionar a uno de los gobiernos más retrógrado y rancio dentro de la actualidad europea. Recordar que hasta la mismísima Marine Le Pen dijo que ni se plantearía hacer una reforma de este calibre en Francia.

Simplemente acabar con la letra de una canción que se aleja de la idea de esa España rancia y que seguro que nos anima a seguir peleando por lo que es nuestro.

“[…] Y entre tanta basura, ¿Dónde queda mi libertad?
Me partí en mil pedazos
y este mundo no me deja volverlos a juntar.
Me levanté para no volver a ser la otra,
el defecto de un modelo de normal mediocridad.
Levántate para no volver a ser el otro,
el que usaba sus propias cadenas para dominar […]”.



Tenemos una victoria pero ¡la lucha sigue!

Por Acoraida

Entradas populares de este blog

Escuela de Verano Violeta 2016

Taller “Diversidad Afectivo-Sexual”, de Gamá a MJGC

Formación “Voluntariado con perspectiva de género”, por Mararía