Por un aborto libre, seguro y gratuito todos los días de nuestras vidas

"Mi abuela siempre recordaba confusa entre risas y miedo el día en que su amiga Carla le enseñó lo que le pasaba “ahí abajo”. Ella llevaba días quejándose del dolor al hacer pis y por fin un viernes en el baño del trabajo se decidió a compartir su secreto: pelo púbico verde. Mi abuela que tuvo que sentarse para creer lo que estaba viendo, en un pocos segundos comprendió qué ocurría pero aun así preguntó. ¿Qué has hecho niña? Carla entre vergüenza y miedo le contestó que tenía un retraso de muchos días y … “me metí un perejil… dicen que así te para el embarazo”.A estas frases le siguen un relato en el que se cuenta cómo tuvieron que ir al hospital, cómo Carla contrajo una infección que efectivamente le paró el embarazo y casi la vida y cómo tuvo que esconder en todo momento por qué lo hizo: no querer tener más hijas o hijos. "

Así comienza el artículo creado por Mujeres Jóvenes Federación por el derecho a la IVE. Porqué así de impactante es la realidad de las mujeres que se ven abocadas a un aborto clandestino, con el estigma social que ello comporta en una sociedad que prohíbe y demoniza a las mujeres que ejercen su derecho a decidir cuándo y con quién quieren ser madres.
http://www.mujeresjovenes.org/noticias2.php?id=355

#AsociatePorLaIgualdadDeGenero

 

Entradas populares de este blog

Escuela de Verano Violeta 2016

Taller “Diversidad Afectivo-Sexual”, de Gamá a MJGC

Formación “Voluntariado con perspectiva de género”, por Mararía